Search
  • Angelica Marquez

La Decisión Más Importante De Tu Vida

Si hoy fuera tu último día en la tierra y tuvieras que tomar una decisión, ¿cuál sería la decisión más importante para ti?


Quisiera que recordaras todas las lecciones que aprendiste durante tu niñez. Cuando naciste, tu no sabias como hacer lo correcto. Tus padres, tus familiares, tus maestros, las personas que te criaron... ellos te enseñaron el bien y el mal. Ellos te enseñaron que decir mentiras, contestar, robar, y la desobediencia en general seguramente te traería consecuencias negativas. ¿Porque? La verdad es que todos nacemos con la tendencia de hacer lo malo. Esto se llama pecado. El pecado es hacer algo en contra de la voluntad de Dios. ¡PERO HAY BUENAS NOTICIAS!

Hay alguien que dio Su vida en la cruz para ofrecerte salvación. Jesús murió en la cruz por ti para perdonar tus pecados, para salvarte de condenación y ofrecerte vida eterna. Por lo tanto, la decisión más importante de tu vida no es construir una casa o asistir a la universidad. La decisión más importante de tu vida no es tener éxito en este mundo. CREER lo que Jesús hizo por ti en la cruz y DAR tu vida a Él es la decisión más importante de tu vida.


Tu no puedes salvarte a ti mismo. La salvación no viene de hacer buenas obras como donar a miles de organizaciones benéficas, alimentar a los pobres, asistir a un servicio de la iglesia de vez en cuando u ocasionalmente leer la Biblia. El único que tiene el poder para salvarte es Jesús. Además, el hecho de que tus amigos, tus padres, y otros familiares sean salvos, no significa que tú también lo eres. La salvación es algo personal :)


Si deseas tomar esta decisión el día de hoy o deseas reconciliarte con Dios porque conoces acerca de Él pero has vivido lejos de Él y en pecado, te invito a decir esta oración de todo corazón.


Padre Celestial,

Gracias por este día. Gracias por pensar en mi y por venir a mi encuentro. Jesús, yo creo que Tú moriste en la cruz por mi para que hoy mis pecados pudieran ser perdonados. Yo creo que Tú resucitaste al tercer día para darme vida eterna. Yo reconozco que te he desobedecido. Por favor perdóname por pecar contra Ti. Tu conoces mi corazón y cuánto necesito Tu amor. He hecho lo incorrecto. He cometido muchos errores y he sufrido las consecuencias de mis malas decisiones. Te recibo como mi Señor y Salvador y me reconcilio contigo si es que me he alejado de Ti. Mi vida es tuya desde ahora y para siempre. Hazme una nueva persona. En el nombre de Jesús, ¡Amén!