Search
  • Angelica Marquez

¿Que Hay En Mi Corazón?

Me desperté una mañana deseando que todo lo que había visto y oído la noche anterior hubiera sido solo una pesadilla. Tristemente, no había sido un sueño. Era mi realidad.

Las noticias sobre George Floyd, el caso de Vanessa Guillén, el número creciente de muertes como resultado de COVID-19, la enfermedad de mis seres queridos, y la injusticia en mi comunidad me dejaron en lágrimas. Al reflexionar sobre todos estos eventos, le pregunté a Dios: “Señor, ¿qué piensas de todo esto? ¿Cómo te hace sentir esto?"


¡No dudo de la bondad de Dios porque sé que su naturaleza es amorosa, paciente, y amable! Lo sé porque lo he visto trabajar poderosamente en mi vida y porque la Biblia me dice que Dios siempre ha provisto la salvación para la humanidad. Entonces, ¿qué en la vida? ¿Cuál es el problema? ¿Por qué hay tanta injusticia? ¿Por qué todavía existe el racismo? ¿Por qué siguen sucediendo cosas malas? ¿Qué onda con la gente?


Amigos, esta es la cosa. La raíz de todo es el corazón. Si, el corazón. Las acciones y las palabras fluyen de él. Si queremos que las cosas malas dejen de suceder en el mundo, debemos preguntarnos: ¿qué hay en nuestros corazones?


Mientras vivamos en este mundo, nuestros corazones siempre estarán expuestos al odio, el resentimiento, la ira, la frustración, la lujuria, la codicia y todo tipo de cosas malas. Pero... (siempre hay un pero)... cuando vivimos en Dios, nuestros corazones pueden llenarse de amor, felicidad, paz, tranquilidad, satisfacción y todo tipo de cosas buenas. ¿Cómo podemos estar seguros de esto?


El Salmo 103:5 nos dice que Dios "colma de bienes tu vida y te rejuvenece como a las águilas." El mundo nunca será perfecto porque los seres humanos son imperfectos. Tenemos todo tipo de deseos. ¡Estamos locos! (No sé tú, pero yo no soy para nada perfecta). Por lo tanto, el mal siempre existirá. El mal no viene de Dios. Viene como resultado de elecciones humanas, influenciadas por el diablo. Sin embargo, cuando nuestros corazones se llenen del amor de Dios, ahí veremos un verdadero cambio. ¿Por qué? Porque el amor de Dios nos conmueve a amar como Él ama. Si Dios ha elegido no darse por vencido con la humanidad durante miles de años, ¿por qué nosotros deberíamos darnos por vencidos con nuestro prójimo?


Necesitas tener el amor de Dios en tu corazón para manifestar cosas buenas y contribuir estas cosas a tu comunidad. Si comienzas a amar como Dios lo hace, eso provocará un cambio en tu hogar y en tu entorno. Tus familiares y tus amigos provocarán un cambio en otros, y la difusión del amor de Dios será inevitable. La gente comenzará a verte y se preguntará: “¿Cómo puedo amar como ella lo hace? ¿Cómo puedo ser más como aquel hombre que siempre trata a las personas con respeto?” Tener el amor de Dios en tu corazón es lo que necesitas. Entonces, si alguna vez te sientes triste por las cosas malas que suceden en este mundo, pregúntate: “¿Qué hay en mi corazón? ¿Cómo puedo provocar un cambio?


-Angy