Angy

Angelica Marquez, mejor conocida como Angy, es una jovencita con un espíritu aventurero, orgullosa de sus raíces Mexicanas. Nacida y criada en Passaic, Nueva Jersey, ella creció en una comunidad urbana rodeada de gente amorosa. 

 

A una edad muy joven, ella demostró su pasión por la música y su potencial en las artes escénicas. Ella aspiraba ser grande para convertirse en una bailarina profesional en Nueva York. 

IMG_3554.PNG.png

En el 2010, su familia decidió mudarse al estado de Georgia. Ella no sabía que Dios la estaba llevando a un lugar donde El plantaría Sus sueños en su corazón, un lugar donde ella descubriría su propósito.

Angy había aprendido acerca de Dios pero nunca había tenido un encuentro personal con Él. Ella había escuchado que Jesús la amaba pero no entendía como o porque. No fue hasta que ella comenzó a escudriñar la Biblia por sí misma y a desarrollar una relación personal con Jesús que ella descubrió la Verdad. Ella tenia 13 años cuando, un dia, una pastora se acerco a ella. La mujer la miro a los ojos y comenzó a decirle todos los planes que Dios tenía para su vida, dejando a Angy en gran asombro y en lágrimas de esperanza. ¡Ella jamás había visto a aquella Pastora! ¿Cómo podría esta mujer de Dios saber tanto sobre el futuro de Angy?

Este fue el comienzo de muchos encuentros donde Dios le habló a ella a través de diferentes personas, revelandole que serviría a Dios de una manera que jamás imaginó. Así fue como descubrió que Jesús realmente la amaba. El murió en la cruz por ella para darle vida eterna con Dios. El resucitó al tercer día para mostrarle que Él tiene el poder para hacer todas las cosas nuevas. Aun así, Jesús seguía intentando conquistar su corazón de la misma manera que intenta conquistar el tuyo. 

Confiando en las promesas de Dios, ella creyó con todo su corazón que entregarle su vida a Jesús sería la mejor decisión que ella podría tomar, y así fue. Actualmente, Angy es una maestra de preparatoria, sirviendo en el ejército de los Estados Unidos, y usando sus talentos para glorificar a Dios tal y como Él dijo que lo haría.